Editorial

Carreras de autos “sus muertos” son dolo, no culpa.

Por Silvia de Bonilla: Esposa y madre. Activista de Derechos Humanos, Abogada Penalista, Mediadora Acreditada, Presidenta de Fundación Mujer Legal, Artista-intérprete.

Las carreras de autos son frecuentes en nuestras carreteras, sabemos de jóvenes irresponsables que haciendo alarde de su insensatez utilizan un vehículo para satisfacer su ego ante sus iguales, poniendo en riesgo de muerte a todas las personas que transitan en sus vehículos a su paso, también a los transeúntes.

Cientos de vidas se han perdido, recientemente un empleado de la Asamblea Legislativa  falleció, los medios han escrito que había personas haciendo carreras con sus autos provocando de alguna manera que el conductor del vehículo se estrellara contra la parte trasera de un trailer estacionado en la carretera, las víctimas no estaban haciendo carreras, tampoco estaban en estado de ebriedad, estos solo fueron víctimas de personas irresponsables que llevaron a que el vehículo en el que se conducían las ahora víctimas, se estrellara.

Los señores diputados de todas las fracciones legislativas deben tener claro que esto debe penalizarse, porque una persona que utiliza su vehículo para hacer carreras, sabe perfectamente que su acción es inequívocamente temeraria, pues atenta contra la vida de las personas a su paso.

EL AUTO HACIENDO CARRERAS ES COMO UN ARMA QUE CAUSA LA MUERTE.

Si el vehículo está siendo manejado a excesiva velocidad, en una carretera pública no autorizada para carrera de autos, entonces el irreverente, indeseable e imprudente  al volante sabe que su automóvil es un arma, que provoca la muerte, sabe perfectamente que su vehículo es un instrumento que arrebata vidas, lo sabe, lo entiende y aun así, no le importan las vidas humanas, pues entonces este “criminal consiente” debería ser procesado por homicidio con vehículo de motor, por dolo, y no por culpa, tentado o perfecto.

Acaso la inteligencia humana puede seguir llamando “accidente”  a la muerte de un inocente provocada por un irresponsable consciente y perverso que hace carreras con su vehículo en la via publica no autorizada, matando y lesionando a hombres, mujeres y niños a su paso?

NO! NO SON ACCIDENTES, SON HOMICIDAS, PERSONAS INCONSECUENTES QUE ACTUAN CON DOLO Y NO CON CULPA.

Es necesario que nuestros diputados hagan propuestas más humanas, propuestas decentes, propuestas correctivas, para que la educación vial tome un sentido de respeto a la dignidad de todas las personas.

Debemos respetar las leyes de tránsito y muchos salvadoreños no lo hacen, pareciera que nuestras carreteras son los espacios perfectos para los más fuertes, irreflexivos e intolerantes, sobre los más débiles.

Cuando manejamos sin respeto alguno de las leyes y las vidas humanas, también estamos exponiéndole al mundo lo más bajo de nuestra cultura.

DENUNCIEMOS.

Informemos a la Policia Nacional Civil, tomemos fotos de los vehículos de sus placas, expongamos a estos criminales ante las autoridades, no nos quedemos callados, actuemos, con nuestra llamada, con nuestra información “a tiempo” podemos salvar vidas.

Espero que un día todo cambie y podamos ver a estos desalmados tras las rejas por muchos años, para que sirva de ejemplo a todo aquel que quiera imitar a estos malos hijos de la patria.

Padres: Si enseñamos a nuestros hijos a ser conductores responsables, no solo le estamos enseñando a conducir un vehículo, le estamos entregando a la sociedad salvadoreña a hombres y mujeres de bien, que sabrán reconocer los derechos que las personas en las carreteras tienen, el derecho a la vida.

Deja un comentario