Nacional

“Mi espíritu de servicio me obliga a donar plasma”, dice policía sobreviviente del COVID-19

Carlos, un policía con más de 20 años de experiencia, logró sobrevivir al COVID-19. Ha donado su plasma por el espíritu de servicio de su profesión.

Carlos (nombre falso) tiene más de 20 años de ser policía y dice que desde que juramentó serlo, se comprometió a dar la vida por los demás y, ahora, que es un sobreviviente del COVID-19, afirma que existe mayor razón para donar su sangre y salvar la vida de otros.

El experimentado policía dice que donó sangre en dos ocasiones y está a la espera de realizar su tercera donación. Luego, esperará la indicación de los médicos para seguir donando si es permitido. Lo hará las veces que se pueda, promete.

“Un policía tiene que dar la vida por los demás. Esa es su misión. Ahora que Dios me ha dado la oportunidad de sobrevivir al COVID-19, me siento obligado a donarlo. Es algo mínimo que haré ante el gran regalo que Dios me dio con salir con vida de esta enfermedad”, expresa.

Carlos dice que desde que comenzó la emergencia fue designado a tareas de seguridad y estuvo en los lugares más críticos del contagio. No sabe cómo contrajo el virus, era imposible saberlo, recuerda que un día le dio síntomas de gripe y sufrió fiebres por tres días.

Luego sufrió dolores de cabeza y otros padecimientos leves. Tras notificar su estado de salud a las jefaturas, le realizaron la prueba la cual dio positivo.

De inmediato fue atendido por los médicos y tras realizarle varios exámenes fue trasladado a un centro de atención en Chalatenango, donde se recuperó junto a más de diez compañeros que también dieron positivo a COVID-19.

“Cuando supe que tenía COVID-19 me dio un poco de miedo y un poco de decepción porque tuve contacto con mi familia y contagié a mi esposa sin saberlo. Pero luego tuve que superarlo y serví de motivación para que mis compañeros superaran el virus. Creo que nuestra condición física influyó mucho para que el cuerpo no se doblegara”, declaró el agente.

Carlos aseguró que fue a donar plasma en el hospital Militar, donde la atención fue eficiente.

“Donaré por tercera vez sangre, no tengo síntomas de COVID-19, solo siento dolores de cabeza pero leves y no siempre. Todos los sobrevivientes de COVID-19 estamos obligados a donar para salvar vidas y agradecer a Dios otra oportunidad”, concluye el policía.