Deportes

Abren investigación penal contra el presidente de la FIFA.

La Fiscalía de Suiza lo investiga por reuniones sostenidas con el fiscal que estuvo a cargo del caso de corrupción ‘FIFAgate’.

La Fiscalía de Suiza ha abierto una investigación penal contra el presidente de la FIFA, Gianni Infantino -quien en noviembre del año pasado visitó El Salvador- debido a unas supuestas reuniones con el antiguo fiscal suizo, Michael Lauber, que estuvo a cargo del caso de corrupción conocido como ‘FIFAgate’ y quien además renunció a su puesto la semana pasada.

Stefan Keller, quien ha sido designado como el fiscal del caso desde el pasado 29 de junio para revisar los señalamientos contra Infantino y Lauber, dijo haber descubierto “elementos que conforman un comportamiento reprobable” en su informe de este jueves 30 de julio.

“Esto se refiere al abuso del cargo público, la violación del secreto oficial, la asistencia a los delincuentes y la incitación a estos actos”, expresó el organismo de control del procurador general en un comunicado citado por el medio ‘France 24’, pero tanto Lauber como Infantino se declaran inocentes. El presidente de la FIFA incluso ha manifestado que colaborará con las investigaciones.

Estas reuniones tuvieron lugar entre 2016 y 2017, cuando las autoridades suizas también investigaban el otorgamiento de las sedes de los Mundiales 2018 y 2022 a Rusia y Catar,respectivamente.

La FIFA aseguró que tanto la organización como su presidente, Gianni Infantino, permanece a disposición de las autoridades suizas y que colaborará con la investigación abierta por el fiscal federal especial de este país sobre las reuniones que mantuvo con el fiscal general del mismo, Michael Lauber.

Colaborará

En un comunicado, la FIFA afirma que “cooperará plenamente con esta investigación, como siempre ha hecho”, y su presidente, Gianni Infantino, añade que “la gente recuerda muy bien dónde estaba la FIFA como institución en 2015, y cuánta intervención judicial fue realmente necesaria para ayudar a restaurar la credibilidad de la organización”.

“Como presidente de la FIFA, mi objetivo desde el primer día ha sido, y sigue siendo, ayudar a las autoridades a investigar las irregularidades del pasado en la FIFA. Los funcionarios de la FIFA se han reunido con fiscales de otras jurisdicciones en todo el mundo con este propósito exactamente”, afirmó el mandatario, que llegó al cargo en febrero de 2016.

Para Infantino, “gracias a la cooperación de la FIFA, se ha condenado y sentenciado a personas, especialmente en Estados Unidos, donde nuestra cooperación ha dado lugar a más de 40 condenas penales”.

“Por lo tanto, sigo apoyando plenamente el proceso judicial, y la FIFA sigue estando dispuesta a cooperar plenamente con las autoridades suizas para estos fines”, agregó.

En su declaración, la FIFA recordó que cuando Infantino llegó a la presidencia por primera vez figuraba como parte perjudicada en más de 20 procedimientos sólo en Suiza y que éste ya manifestó el 25 de junio pasado, tras la reunión del Consejo, que “reunirse con el Fiscal General de Suiza es perfectamente legítimo y legal”.

“No es una violación de nada. Al contrario, forma parte de los deberes fiduciarios del Presidente de la FIFA. Había una montaña de pregunstas. Es legítimo ofrecerse a contribuir con el Fiscal General de Suiza en la aclaración de estos hechos, con la esperanza de que aquellos que han cometido actos criminales y dañado a la FIFA tengan que rendir cuentas por ello”, sostuvo.