Política

Diputado pide que Comisión Política de Asamblea analice destituir al fiscal general

El diputado Ricardo Velásquez Parker (Arena) entregó hoy un escrito dirigido a la junta directiva de la Asamblea Legislativa para esta la traslade a la Comisión Política y evalúe la destitución del fiscal general de la República, Raúl Melara.

Citó que el artículo 25 de la Ley Orgánica de la Fiscalía General de la República indica que el “Fiscal General será destituido por la Asamblea Legislativa con el voto favorable de las dos terceras partes de los diputados electos, en votación nominal y pública, por las siguientes causas legales… d) Por manifiesta incompetencia en el ejercicio de sus funciones”.

“El pueblo salvadoreño ha podido ver una sistemática opacidad en la rendición de cuentas, actos nepotismo, compras amañadas, compras con sobreprecio, de mascarillas, botas”, afirmó Velásquez Parker.

En referencia a la ocupación militar del 9 de febrero en la Asamblea Legislativa, señaló que hubo “violación a la separación de poderes” mientras dijo que el fiscal general aseguró que no vio “ninguna ilegalidad y solo había visto algunos excesos”.

El diputado de Arena expresó que en la gestión gubernamental actual ha habido “tráfico de influencias en detrimento de los médicos, del personal de salud”.

Mencionó también que el 17 de abril pasado hubo un despliegue militar en donde se acordonó el departamento de La Libertad y un miembro de la FAES “ninguneó” al fiscal general de la República.

El sábado, el legislador tuiteó el artículo sobre la destitución del fiscal general, con la imagen del fiscal Melara, a lo que el fiscal respondió: «Tenga valor y diga las cosas de frente. Y no se equivoque, que con eso no me intimida. Aunque me cueste el cargo, voy a seguir procesando a quien sea». El funcionario sostuvo que cumplirá la Constitución de la República y las leyes, y no los caprichos del diputado Velásquez Parker.

La Fiscalía ha promovido juicios contra el expresidente de Arena, Gustavo López Davidson, acusado de peculado, luego de que el presidente Nayib Bukele lo acusara públicamente de tráfico de armas.