Nacional

Educación no exigirá exámenes finales para pasar de año.

El método de evaluación de los estudiantes del sector público y privado cambiará radicalmente, con la supresión de los exámenes finales y la implementación de la Normativa Transitoria para Evaluaciones del Año Lectivo 2020 y la Continuidad Educativa 2021, informaron las autoridades del Ministerio de Educación.

La ministra del ramo, Carla Hananía, explicó que para pasar de grado, los estudiantes deberán completar cuatro guías impresas de aprendizaje y autoaprendizaje por cada asignatura, trimestralmente, las cuales serán entregadas por el Ministerio a los centros educativos del sector público y privado.

“Nuestro esfuerzo va enfocado a que ningún alumno pierda el año, porque la guía impresa es el elemento de la continuidad educativa que ha estado a mayor alcance de los estudiantes, incluso aquellos que no cuentan con conectividad a internet”, explicó la funcionaria.

Alexander Granados, Director Nacional de Educación, aseguró los estudiantes deberán completar al menos cuatro guías por cada asignatura “es suficiente para que se le asigne nota”.

“No se trata de desarrollar las 28 (materias) y que las 28 tienen que tener nota, nosotros insistimos en la norma, que es suficiente una tercera parte, es decir, con cuatro guías con cada asignatura que haya desarrollado es suficiente”, expresó.

En el caso de los centros escolares, estos deberán proveer el tiempo necesario para llenar las pruebas, incluso si finaliza 2020, y el estudiantado no haya entregado las guías.

Por otra parte, la Ministra Hananía anunció que para acompañar el proceso de aprendizaje de los alumnos, quienes fueron afectados con la suspensión de clases presenciales por la pandemia del COVID-19, cursarán el nuevo grado con el maestro asignado en 2020.

La nueva normalidad

La nota mínima para aprobar las asignaturas será de 6.0, para los estudiantes de educación media. En el caso de los estudiantes de primer año de bachillerato general, deberán aprobar las materias básicas, incluidas idiomas, informática y orientación para la vida, según la normativa de cada centro académico.

En el caso del estudiantado de segundo año de bachillerato, la nota global derivará al resultado de la prueba Avanzo -que sustituye la PAES-, es decir, tendrá una ponderación del 15% de la nota final.