Internacional

MP investiga relación entre Escribá Morales y Aparicio.

El exdiputado utilizó el avión por el que Aparicio es vinculado a un caso de corrupción en El Salvador.

Jaime Aparicio, acusado en el caso Construcción y Corrupción, había sido beneficiado el año pasado con arresto domiciliario en lugar de la prisión preventiva. Como parte de las medidas impuestas por la jueza de Mayor Riesgo D, Erika Aifán, el constructor tenía que evitar reunirse con otros señalados en el proceso donde él era sindicado.

Sin embargo, el 9 de enero, cuando el exdiputado Armando Escribá Morales ya no gozaba de inmunidad –retirada por su vinculación en el mismo caso–, Aparicio se reunió con el exlegislador en un apartamento.

Aparicio habría asistido a un apartamento propiedad de Escribá Morales y supuestamente la reunión fue para la negociación del inmueble.

Esa reunión fue catalogada por la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI) como el incumplimiento a las medidas de restricción impuestas por la jueza, por lo que solicitaron que Aparicio regresara a prisión; petición que Aifán aceptó.

Mientras Aparicio guarda prisión en el Preventivo para Varones de la zona 18, la FECI continúa la investigación para determinar si la vinculación entre los dos sindicados en el mismo proceso puede catalogarse como sospechosa en la comisión de un delito.

Producto de esas pesquisas, en abril, la FECI coordinó un operativo de allanamiento a empresas vinculadas a Escribá y Aparicio.

Casi seis meses después fueron allanadas otras propiedades vinculadas al exdiputado, en las que la fiscalía localizó Q45 mil en efectivo, celulares, computadoras, documentos y una camioneta, los cuales fueron secuestrados y forman parte de la investigación.


Aparicio había solicitado un procedimiento abreviado por medio del cual buscaba admitir su culpa y ser condenado sin llegar a juicio, pero la jueza lo rechazó y ordenó que el constructor afrontara el debate por cohecho activo.

En tanto que Escribá se encuentra procesado por concusión en concurso ideal con fraude, lavado de dinero u otros activos y falsedad en la declaración patrimonial jurada por adjudicar más de Q194 millones de forma irregular cuando estaba al frente del Fondo Social de Seguridad y la Dirección de Conservación Vial (Covial)

Al servicio de exfuncionarios

El jueves, la Fiscalía General de El Salvador informó que existe una orden de captura en contra de Aparicio y que se encuentra en trámite la solicitud para extraditarlo por la supuesta entrega de un avión al exgobernante Mauricio Funes.

Para coadyuvar en la investigación, la FECI y la Unidad de Asuntos Internacionales practicó diligencias judiciales en Guatemala respecto del uso de la aeronave. El informe de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) detalló que el avión fue utilizado por varios exfuncionarios.

En 2009, Escribá utilizó el avión, que en ese entonces pertenecía a Aparicio, para viajar desde Tapachula hacia Guatemala.

Además, existen registros de que el exministro de Finanzas Públicas, Pavel Centeno, y el ex viceministro de Comunicaciones, Rubén Mejía, utilizaron el avión para ir y regresar de Honduras.

El exministro de Comunicaciones, Víctor Corado, viajó en ese avión junto con Oscar Córdova, coordinador ejecutivo del Fideicomiso del Fondo Social de Solidaridad (FSS), y Aparicio, desde la capital hacia Zacapa.

CIV adjudica a empresa investigada
El Ministerio de Comunicaciones adjudicó a la sociedad Servicios Calificados de la Construcción (Serdelco) el proyecto de mejoramiento del tramo carretero de 60.7 kilómetros entre Zacapa y Chiquimula por Q266.5 millones. Serdelco es la empresa que vincula a Aparicio en el caso de corrupción en El Salvador porque fue beneficiada con un proyecto por US$8.5 millones después de entregar el avión al expresidente Mauricio Funes.

Vía El Periódico GT