Política

Encuentran suite privada en oficina del expresidente de la Asamblea Legislativa, Mario Ponce.

Los diputados de la nueva Asamblea Legislativa han denunciado, este viernes, algunos hallazgos de peculiaridades e irregularidades que dejó la legislatura anterior. En lo encontrado por Nuevas Ideas se deja ver los excesos y las irregularidades financieras con que se desempeñó el anterior parlamento salvadoreño.

Una de las cosas que fue encontrada por la “bancada cyan” es una suite privada ubicada en la parte posterior de la oficina del expresidente de la Asamblea Legislativa, Mario Ponce. La suite, según señaló Nuevas Ideas desde su cuenta de Twitter, fue desmantelada por completo antes que la anterior legislatura terminara sus funciones.
Ponce fue presidente del Legislativo en el período 2018-2021, ocupando el cargo el último año y medio de la anterior legislatura, luego que ARENA y PCN acordaran compartir la presidencia de este Órgano de Estado.
Durante su mandato, Ponce fue señalado de haber servido a intereses de grupos de poder desde su cargo y de no representar una figura de autoridad al interior del Legislativo. De igual forma, durante su gestión, la Fiscalía General de la República (FGR) inició una investigación en contra de la Asamblea Legislativa debido a la denuncia de plazas fantasmas y de contrataciones irregulares.
Para Ricardo Sosa, experto en tema de seguridad y criminólogo, la legislatura saliente se caracterizará por contar con uno de los «peores presidentes del Órgano Legislativo en la historia de El Salvador», representado en la figura de Mario Ponce. Para el criminólogo, Ponce no fue el verdadero presidente del Legislativo, sino que sirvió como «títere» de grupos de poder o del bloque conformado por los partidos ARENA, FMLN y PDC.
Sosa sostiene que con la salida de la Asamblea Legislativa presidida por Ponce se cierra un ciclo oscuro para el Órgano Legislativo, donde se dejó en evidencia la falta de un compromiso de los legisladores con el pueblo salvadoreño y una marcada oposición contra todos los planes del Gobierno del presidente Nayib Bukele, sobre todo, contra el Plan Control Territorial, a pesar de los evidentes resultados positivos que esta estrategia ha dejado en El Salvador.