Departamentales

A doña María un conductor le destruyó su casita hecha con botellas de plástico en San Miguel.

La adulta mayor resultó ilesa del percance, mientras, el automovilista que provocó el hecho escapó del lugar.

A Doña María le llevó varios años en recoger las botellas plásticas y corcholatas para construir su casita encantada que era la atracción de turistas nacionales y extranjeros.
Doña María Bersabé Ponce de Medrano aún no sale del asombro y tristeza al ver su casa destruida por la imprudencia del conductor de un vehículo que en horas de la madrugada se estrelló contra la pequeña vivienda hecha con botellas de plástico y corcholatas, en la carretera El Litoral en el cantón El Borbollón, El Tránsito, San Miguel.

De acuerdo con las autoridades, al parecer el conductor andaba en aparente estado de ebriedad que combinado con la velocidad inadecuada provocó que se accidentara deteniéndose en la vivienda. El hombre se dio a la fuga.
Doña María, de 88 años, pasó varios años recogiendo botellas de plástico y las corcholatas para poder construir su pequeña vivienda que mide más de 10 metros cuadrados y fue construida en el 2005. Se estima que para hacerla uso alrededor de 10 mil botellas.

Todas las paredes son de plásticos y el piso hecho con corcholatas, le conocen como la casita encantada, donde la adulta mayor la pasa todo el día descansando y recibiendo algunos turistas curiosos que son atraídos por el arte plástico.

Vía ElSalvador.com